Modelo de dispersión y derrame de hidrocarburo

Eduardo_Klein_USB_derrame_petrolero

Modelo numérico con validación satelital evidencia que derrame en Golfo Triste tuvo origen en refinería El Palito, según estudio realizado por el profesor Eduardo Klein.

En la primera semana de agosto de 2020 circularon mensajes en las redes sociales sobre un posible derrame de hidrocarburos en el Golfo Triste, situado en la parte meridional del mar Caribe, entre los estados Carabobo y Falcón, y cuyas aguas y costas pertenecen en su totalidad a Venezuela. Las informaciones indicaban que el derrame estaría afectando las playas de Boca de Aroa y, eventualmente, al Parque Nacional Morrocoy.

Luego, siguieron especulaciones sobre el origen, cantidad y tipo del compuesto vertido, al mismo tiempo que, un tuit del 2 de agosto publicado por la empresa de servicio de monitoreo geolocalizado de embarcaciones marítimas petroleras, Tanker Trackers Inc., de firma sueca, atribuía como posible fuente del derrame al carguero Nauma de bandera portuguesa, que había zarpado del puerto de La Guaira el 29 de julio con destino a Georgetown, Guyana, y debido a una grave avería perdió el control de navegación en la madrugada del día siguiente. (https://twitter.com/TankerTrackers/status/1290066069592432648​).

Algunos periodistas dieron por cierta la información, lo cual parecía dar por resuelto el tema, sin embargo, “ante la persistente desinformación sobre el evento por parte de los organismos oficiales responsables de la industria petrolera y de la gestión ambiental nacional”, el profesor Eduardo Klein, investigador del Laboratorio de Sensores Remotos y coordinador de la Unidad de Gestión de Análisis Geo-Espacial, de la Fundación de Investigación y Desarrollo de la Universidad Simón Bolívar –FUNINDESUSB-, emprendió la tarea de darle seguimiento al derrame para determinar, a través de herramientas numéricas y satelitales, la veracidad sobre la responsabilidad atribuida al Nauma.

Asumiendo al carguero como causa del derrame, aplicó un modelo computacional de dispersión de hidrocarburos (NOAA GNOME, https://gnome.orr.noaa.gov) tomando en cuenta la posición reportada del barco, así como las condiciones de vientos y corrientes marinas de la zona, y utilizando 1.000 barriles de fueloil VLFSO que corresponderían, aproximadamente, a todo el combustible de la embarcación.

El modelo de dispersión, aplicado por el investigador de la USB, consiste en un modelo matemático que tiene en cuenta las propiedades físicas del producto derramado y las condiciones ambientales presentes para describir la propagación de un fluido como el hidrocarburo, sobre el agua. El aspecto más importante en la aplicación de estos modelos es predecir el desplazamiento de las partículas de hidrocarburos vertidas en el agua y la transformación que sufre el volumen original derramado a lo largo del tiempo. La superficie invadida puede llegar a ser muy grande, inclusive para un derrame relativamente moderado, por cuanto el hidrocarburo es un aceite que forma películas muy delgadas sobre el agua.

Los resultados de la investigación, reportados por el profesor Klein en su informe técnico, indican que, “realizando una observación detallada del objeto visible a partir de la imagen de radar, con evidencia de fechas y según las coordenadas de la ruta, no se observa ninguna señal característica a un derrame de hidrocarburo en sus alrededores”, concluyendo que, “resulta prácticamente imposible que el derrame haya sido originado por el Nauma en la posición en el que fue reportado, a unos 64 km del puerto de La Guaira”, descartando así la primera hipótesis del estudio.

Para el análisis con sensores remotos, se realizó un seguimiento minucioso de la superficie del mar utilizando tres plataformas satelitales: (1) Copernicus-Sentinel S1, que registra imágenes a partir de un radar de apertura sintética con 40 metros de resolución y ángulo de visión de aproximadamente 23 grados, ideales para evidenciar manchas de hidrocarburos en agua, dada la modificación que estos producen sobre la superficie. (2) Copernicus-Sentinel S2, que capta imágenes multiespectrales de resolución espacial de 10 metros en espectro visible y (3) PlanetScope PSScene4Band, que capta imágenes de 3 bandas visibles y una infrarroja cercana, de 4 metros de resolución espacial.

La segunda hipótesis sobre el origen del derrame se centró en la refinería El Palito. Para ello, el profesor Klein aplicó, igualmente, un modelo de dispersión con el fin de verificar el desplazamiento del derrame de hidrocarburo, utilizando 20.000 barriles de fueloil #6, y usando datos predichos por el modelo de corrientes de Hybrid Coordinate Ocean Model (HYCOM) y la dirección y velocidad de los vientos NCEP Global Forecast System (GFS), un modelo climático global.

El modelo determinó una predominancia de vientos leves del sur/sureste que desplazan las partículas de hidrocarburo hacia mar afuera, donde son luego trasladadas en dirección oeste por vientos de mayor intensidad. La trayectoria predice la llegada de la mancha a los cayos externos del Parque Nacional Morrocoy, para, posteriormente, continuar hacia el noroeste, paralelo a las costas del estado Falcón.

Las observaciones realizadas mediante las imágenes satelitales disponibles entre el 22 de julio y el 10 de agosto confirman los resultados del modelo numérico, en términos de origen, en la refinería el Palito, extensión, desplazamiento y destino final.

El volumen derramado de hidrocarburo se estima en aproximadamente 22.000 barriles, sin embargo, aclara el informe, “esta estimación debe considerarse muy preliminar debido a las dificultades inherentes para estimar volúmenes de hidrocarburo derramado en agua”. Al 31 de julio, “la mancha tenía 50 km de extensión y 350 km2 cuadrados de superficie”, equivalente al doble de la superficie de Caracas.

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Shadow
Slider

Finalmente, el documento menciona que, durante el periodo de observación, comprendido entre el 22 de julio y el 12 de agosto, siempre se detectó presencia de una señal asociada a hidrocarburos en la zona marina de la refinería, sin que se evidenciaran acciones de contención o recolección.

Play
Slider