Comunicado de INTECMAR derrame en Golfo Triste

Golfo Triste Intecmar_derrame_hidrocarburo_Venezuela_Funindes

INTECMAR pide acercamiento con entes gubernamentales para evaluar impacto de derrame en Golfo Triste

Investigadores del Instituto de Tecnología y Ciencias Marinas de la Universidad Simón Bolívar – INTECMAR– suscribieron un comunicado en el que se suman a la “creciente preocupación generada en el país por los recientes derrames de hidrocarburos ocurridos entre julio y agosto de 2020, en la región marina de Golfo Triste, afectando las zonas litorales de los estados Carabobo, Yaracuy y Falcón”, y solicitan “un acercamiento entre los entes gubernamentales y los grupos de investigadores, de forma que se puedan realizar las evaluaciones que corresponden, lo antes posible”.

En el documento expresan que INTECMAR, unidad adscrita a la Fundación de Investigación y Desarrollo de la USB –FUNINDESUSB- ha desarrollado actividades de investigación, docencia y extensión en esta región marina desde 1970, abarcando toda esta extensa zona geográfica, que va desde Patanemo hasta el San Juan de los Cayos, incluyendo la parte oceánica, hasta los 100 metros de profundidad”. Lo que les ha permitido “conocer, de primera mano, los ecosistemas que se encuentran en la región, desde extensos litorales de playas arenosas hasta los complejos humedales y arrecifes que conforman las zonas del Parque Nacional Morrocoy, el Parque Nacional de San Esteban y el Refugio de Fauna Silvestre de Cuare”.

El instituto se ha unido a los esfuerzos de la Sociedad Venezolana de Ecología (SVE) y otras instituciones nacionales “para llevar a cabo evaluaciones ecológicas rápidas de primera mano y que aporten datos confiables, robustos y verificables para conocer el grado de afectación y extensión del derrame sobre los ecosistemas marinos, especialmente en el Parque Nacional Morrocoy”.

INTECMAR también se encuentra en conocimiento de que “entes gubernamentales, con un importante apoyo de las comunidades locales y decenas de voluntarios, se han abocado a desarrollar los protocolos de limpieza, contención y protección ante los posibles impactos del derrame de hidrocarburos sobre los ecosistemas en cuestión”. Pero, dice el comunicado, ello “constituye la primera fase de las acciones y ahora deben implementarse actividades de la segunda fase, es decir, visitas in situ para realizar diagnósticos que permitan formular medidas eficientes y efectivas de mitigación, remediación y recuperación de las áreas marinas afectadas, así como, para determinar los niveles actuales de los compuestos derramados que pudiesen representar un riesgo para la salud de los ecosistemas y de la población local”.

Este diagnóstico, continúa el documento, “debe ser realizado por grupos interinstitucionales y multidisciplinarios conformados por investigadores de reconocida trayectoria, junto con funcionarios de entes gubernamentales para acompañar en dichas visita y facilitar el desenvolvimiento del personal en las áreas afectadas”.

Hasta la fecha “se han realizado varios foros de la motivada comunidad científica nacional, a través dela SVE, para comenzar a organizar pequeños grupos interesados en participar en las distintas actividades, conscientes de que un derrame petrolero de esta magnitud implica daños en varios aspectos, a corto, mediano y largo plazo, sobre los diferentes ecosistemas representados en la región de Golfo Triste, además de potenciales afectaciones a la salud de la población, así como daños a la economía y al turismo”.

Por ello, concluyen, consideramos propicio el momento para un acercamiento entre los entes gubernamentales y los grupos de investigadores, de forma que se puedan realizar las evaluaciones que corresponden, lo antes posible”.

Foto cortesía: Prof. Eduardo Klein