¿Es saludable tomar leche?

saludable-tomar-leche

La profesora Marisela Granito aclara si es saludable o no tomar leche

La leche de vaca es, sin lugar a dudas, el alimento que más polémicas y opiniones divididas ha generado en los últimos años, mucho más en la era de las redes sociales. Si bien su consumo data desde hace más de 10 mil años, tras el inicio de la domesticación de animales que supuso un salto evolutivo para el hombre, sus detractores han advertido sobre los potenciales efectos adversosque puede tener en el ser humano, el único animal que toma leche a lo largo de toda la vida.

saludable tomar leche

Sobre este tema, la profesora de la Universidad Simón Bolívar, Marisela Granito, doctora en Ciencias de los Alimentos y coordinadora del Diplomado en Ciencia y Gerencia de la Gastronomía de FUNINDESUSB, indica que una de las cosas que más preocupa cuando se habla de alimentos es la generalización con respecto a sus propiedades, que de alguna u otra forma puede afectar la calidad de vida de las personas, porque se demonizan ciertos alimentos o se endiosan a otros, cuando en realidad no hay alimento que sea totalmente bueno o totalmente malo, así como tampoco hay un alimento que sea completo desde el punto de vista nutricional. Todos los alimentos contienen una serie de nutrientes y antinutrientes y deben ser consumidos, siempre y cuando no causen daño”.

La profesora Granito, quien también es consultora y asesora en nutrición y calidad de vida, aclara que todo dependerá de cada individuo, “somos seres totalmente diferentes unos de otros, con requerimientos, gustos y preferencias distintas, y en función de eso es que debemos consumir o no un alimento, no por el hecho de que una persona o grupos de personas decidan demonizarlo o decidan atribuirle propiedades curativas de todos los males”.

La recomendación es sencilla, “debemos comer las cosas que nos gustan y las que nos convienen y, por ello, lo primero que se debe hacer es escuchar al organismo. Si tras ingerir leche se siente malestar, lo lógico es pensar que algo ocurre, pero también hay que diferenciar si fue ingerida junto a otros alimentos, en cuyo caso, lo conveniente es consumirla por separado y observar si efectivamente el malestar fue ocasionado por la leche, si es así, no queda otra alternativa que realizar un examen para verificar si hay alguna condición que hace que el organismo no acepte el alimento”. Hoy en día existen exámenes, considerados ya rutinarios, como los de alergias o sensibilidad a los alimentos que permiten identificar la presencia de esas condiciones. Sin embargo, enfatiza Granito, este tipo de predisposición a la leche no ocurre en la mayoría de las personas.

Además de contar con proteínas y vitaminas, la leche es la fuente de calcio de mayor disponibilidad y la que más fácilmente es absorbida por el organismo, también contiene nutrientes de excelente calidad que pueden ser consumidos en la infancia, la adolescencia y la edad adulta, ya que proporcionan un buen balance entre proteínas, lípidos, minerales y carbohidrato, difícil de hallar en otros alimentos.

“Es cierto que el calcio también se puede obtener de fuentes vegetales -aclara la experta- sin embargo, no menos cierto es que en las fuentes de origen vegetal hay presencia de ácido fítico, que impide la absorción de nutrientes a nivel intestinal; adicionalmente, las bebidas vegetales no pueden ser consideradas sustitutas, por cuanto no compensan la ingesta de nutrientes contenidos en la leche.

Dadas estas consideraciones, la única razón objetiva para no consumir leche y sus derivados es si hay intolerancia a la lactosa, alergia o sensibilidad a la caseína. Si estas condiciones no existen, concluye Granito, no hay ninguna razón para dejar de consumir el alimento.